Nota publicada el:2021-08-24 19:15:55 hs
Autores:
Josefa Rodriguez-

GRUPO PAIS La salud mental del equipo de salud en el contexto de la pandemia
Por Josefa Rodriguez

Al igual que el inesperado naufragio del Titanic, el inigualable transatlántico de su época, con su falta de botes y previsiones, los mejores y más costosos Sistemas de Salud del mundo encontraron un iceberg, el coronavirus. No alcanzaron las camas, los aparatos, los dispositivos de protección personal, y al igual que en el transatlántico fueron los recursos humanos los que hicieron la diferencia. Los equipos de salud sobrevivieron al impacto, pero con graves consecuencias, especialmente su salud mental.

Desde hace más de un año todos los días los medios de difusión hablan de contagiados, fallecidos y porcentaje de ocupación de camas de terapiaintensiva

Mientras tanto se han ido sumando listas de espera quirúrgicas, consultas a destiempo, y pérdidas de oportunidades para diagnóstico oportuno por ausencia de atención en el primer nivel de atención 

BCC News informa Alguien el otro día vio morir a ocho o nueve personas en un turno": la devastadora crisis de salud mental en el personal sanitario por la pandemia de coronavirus

Todo este escenario genera consecuencias a nivel psicológico, en los pacientes, en la población y en el equipo de salud en especial

La emergencia sanitaria global causada por la actual pandemia de Covid-19 generólos mayores desafíos a los que los profesionales sanitarios se hayan podido enfrentar a lo largo de su carrera. Los expertos coinciden en señalar que el estrés laboral, el riesgo de contagio y la falta de medios adecuados tanto materiales como humanos para la lucha contra el virus, sumado a la situación de cuarentena, causandaños importantes de salud mental de   los integrantes del equipo de salud al frente de la actual pandemia.

Según OPS; la protección de la salud mental de los trabajadores de la salud es un componente indispensable y permanente en la gestión de los sistemas y servicios de salud, que se agravó en forma contundente con la pandemia.Desde antes de la misma, los trabajadores de la salud presentaban alteraciones de salud mental relacionadas con los efectos negativos de las tareas desempeñadas.

En nuestros hospitales la primera causa de licencia por enfermedad prolongada son las alteraciones psiquiátricas  De acuerdo a varios estudios estas se han duplicado y hasta triplicado.Las descriptas son:  ansiedad, depresión. síndrome de desgaste profesional y aumento del consumo de alcohol y de sustancias psicoactivas

Diversas instituciones, universidades y sociedades científicas realizaron   investigaciones sobre las repercusiones de la crisis que estamos sufriendo

Una Investigación del King's College de Londres, publicado en Occupational Medicine, muestra el marcado impacto de trabajar en cuidados críticos durante la pandemia de COVID-19.La alteración de la salud mental es común en el equipo de salud, más pronunciadas en las enfermeras.

El estudio de más de 700 trabajadores de la salud en nueve UCIs de Inglaterra, mostró que el 45% presentó uno de cuatro trastornos graves de salud mental: depresión severa (6%), transtornos por stress post traumáticos (40%), ansiedad severa (11%) o problemas con la bebida (7%).

Se encontraron como factores asociados: la alta tasa de mortalidad entre los pacientes con COVID-19 ingresadosen la UCI y la dificultad para comunicarse y brindar apoyo adecuado al final de la vida a los pacientes y a sus familiares debido a las restricciones de visitas.

En una revisión sistemática de la literatura realizada por la Escuela Andaluza de Salud Pública sobrela salud mental de los trabajadores de la salud   un grupo de investigadores de instituciones de diversos países (España, Noruega, Australia y Reino Unido) encontraron que la frecuencia de problemas de salud mental en profesionales sanitarios al frente de emergencias causadas por la pandemia es especialmente elevada: Meta-análisis (61 estudios)nos indican: ansiedad (45%), seguida de depresión (38%), estrés agudo (31%), burnout (29%) yestrés post-traumático (19%).

El estudio mostró que determinados factores sociodemográficos, sociales y ocupacionales aumentan significativamente el riesgo de sufrir problemas de salud mental: mayor riesgo en mujeres y profesionales más jóvenes, falta de apoyo social, experimentar rechazo social, y desarrollar tareas asistenciales en primera línea, ser profesional de enfermería, no haber recibido formación especializada sobre este tipo de situaciones, y tener  laboral.  

En estudio Presentado en XXXV Reunión Anual de Investigación del Instituto Nacional de Psiquiatría, en la Ciudad de México , en investigación realizada    porDr. Rubén Alvarado Psiquiatra y Epidemiólogo de la Escuela de Salud Pública de Chile que incluyeron aArgentina, Chile, Guatemala, México, Perú y Venezuela. Se realizó una Investigación: 9.488 médicos, enfermeros y administrativos que atendieron pacientes con COVID-19   Se usó  la escala   (PHQ-9), para realizar la búsqueda de trastornos depresivos mediante una encuesta de autoevaluación, Los resultados fueron:36,4% se siente cansado o sin energía, 23,6% tiene problemas para dormir   15,6% tiene poco interés o placer en hacer cosas, 13,2% tiene dificultad para concentrarse.22,7%  síntomasde depresión Los  factores que se correlacionaron con valores más altos en esta escala fueron:trabajar con pacientes que tienen COVID-19,déficit de acceso a equipos de protección personal,sufrir episodios de discriminación y violencia y falta de confianza en las medidas de las autoridades locales y nacionales

Los autores entienden que esta revisión sistemática es una importante llamada de atención para gobiernos y autoridades sanitarias, para que lleven a cabo acciones urgentes dirigidas a proteger la salud mental de los profesionales sanitarios al frente de la lucha contra Covid19. 

El Ministerio de Salud de la Nación en Mayo 2021 publicó recomendaciones para los equipos de salud mental en el cuidado de la salud mental de los trabajadores, profesionales y no profesionales en hospitales generales:

Recomendaciones para Equipos Directivos de Hospitales: 1. Reconocer al equipo asistencial, 2. Promover el cuidado de sus necesidades básicas: las rutinas de alimentación, hidratación y descanso para cuidar su salud mental y física. 3. Sugerir planificar una rutina fuera del trabajoque encuentre reconfortante, divertido o relajante. 4. Recomendar mantener el contacto con compañeros y compañeras, familiares y seres queridos. 5. Compartir información de manera constructiva. Los elogios pueden ser motivadores poderosos y reductores del estrés. 6. Promover mantenerse actualizado en su lugar de trabajo7. Recordar la importancia de ser consciente de sus emociones, compartirlas con otros y permitirse pedir ayuda. 

Recomendaciones para autoridades sanitarias   Incorporar el componente salud mental en los Comites Operativos de Emergencia. Considerar el impacto en la salud mental de los equipos de salud y visualizarlos como grupo vulnerable. Arbitrar los medios necesarios para dar respuesta ante el impacto emocional de la pandemia por COVID 19 ygenerar los acuerdos intersectoriales necesarios para que todas las personas reciban cuidados y atención oportuna

OPS propone  acciones para prevenir las alteraciones de la salud mental  como, respetar el descanso, la  alimentación saludable, realizar actividad física, tener contacto con familia yamigos, evitar el consumo de tabaco, alcohol y otras sustancias psicoactivas y utilizar técnicas de relajación para el manejo del estrés.

Continúa recomendando la Capacitación en el ámbito laboral para identificar y proveer protección y autocuidado de la salud mental. Y Estrategias Organizacionales como garantizar condiciones laborales apropiadas y un entorno de trabajo seguro y saludable, física y psicológicamente como: horarios flexibles, descanso, vacaciones y capacitación Por otro lado favorecer el trabajo en equipo y las reuniones para expresión de emociones, necesidades y dificultades

En definitiva el equipo de salud necesita saber que sus líderes se preocupan por ellos, que conocer sus necesidades y que, facilitan las condiciones para el desarrollo de las tareas

Ello es necesario no solo para poder disponer de un sistema de salud robusto y resiliente que nos permita hacer frente a este desafío, o a desafíos futuros; sino que también es algo que sin duda les debemos a los profesionales sanitarios por los tremendos sacrificios que están haciendo.

Pero la historia muestra los altibajos del lugar que ocupa la salud en la opinión social, Por eso me inquieta una pregunta: Quien se va a ocupar de la salud mental de los trabajadores de salud cuando la salud vuelva a salir de la agenda político-pública?